Reseña del poemario ‘Arrugas de silencio’, de Mercedes Ridocci

9788494680601

Cubierta de ‘Arrugas de silencio’ (Playa de Ákaba, 2017)

Después de vivir el erotismo y el sexo de forma apasionada, extrayendo todo el jugo a la vida, la piel de la ausencia cubre el cuerpo de la voz poética de “arrugas de silencio”. Ha llegado al otoño de su vida y la exaltación de lo carnal ha desaparecido ante la mujer que ha pasado de sentir las manos del hombre oliendo sus muslos, a ser una novia que espera a la muerte con las alianzas en la mesita de noche.

Arrugas de silencio‘ (Playa de Ákaba, 2017), escrito por Mercedes Ridocci, es una excelente muestra poética de cómo con la poesía se puede alcanzar el éxtasis del calor de dos cuerpos entregados a la vida en una danza perfecta (por algo Mercedes Ridocci es coreógrafa), que se traslada de los cuerpos vivos a los versos con maestría. Se siente la cadencia en cada línea del poemario.

En un verso libre ligero y ágil, que lleva al lector de poema a poema de forma grácil, la voz poética de una mujer madura en el otoño de su vida se presenta de forma desgarradora. Porque es desgarrador vivir con pasión y saber que, una vez desaparecidos los “quiebros de garganta” que “sacuden la noche”, sólo queda morir.

Eso sí, morir con pasión. Esta voz no se arrepiente de lo que ha vivido, de los versos que ha tejido para descender a las aguas “que anidan en el pozo de la noche” y allí abajo destrenzarlos para que su cuerpo flote

entre filos de lengua que naufragan en mi boca

entre brazos que ciñen la órbita de mi cintura

entre piernas que trepan la falda de mi cadera

entre el néctar agitado que sosiega mi delirio.

Estos versos destilan fuego y pasión. Son “estelas del deseo”, título que da lugar a la primera de las tres partes en las que se divide ‘Arrugas de silencio‘. Pero el fuego del pasado, en el otoño de esta vida se convierte en “cenizas de pasión” (segunda parte). Una mitad del libro en la que aparecen las “arrugas de silencio” y la voz poética camina descalza

sobre la tierra de tus versos

donde mana el desconsuelo

donde llora mi destierro.

En este destierro, sin embargo, no hay pasividad. Hay una pasión cuyas llamas aún fulgen en gran medida. Los grandes incendios no son fáciles de apagar. Quien vive con toda la pasión que su boca, sus labios, su pecho, sus manos y su espalda puede crear, no puede sino querer morir con pasión. Las cenizas de pasión, recuerdo, metafórico o no, del erotismo y del sexo, siguen quemando en el fondo, la llama pasional no se ha apagado aún.

Porque puede que la compañía del pasado haya desaparecido, pero en realidad la pasión permanece. Nadie, en el otoño o en el invierno de su vida, puede escribir apático que un rostro duele “sangrando en la espina dorsal de mi memoria”. La sangre fluye tanto en momentos de erotismo como de un augurio mortuorio y desterrado. Es sangre. Es pasión. Es vida, aun esperando la muerte.

Por eso ‘Arrugas de silencio‘ es desgarrador. Porque la “necesidad” que es el erotismo en la voz poética acaba en destierro, recordando unos tiempos en los que

creyeron los viejos amantes

que la luz vivida podría cegar las sombras

sepultadas en el pálpito de sus corazones

desenterrarlas a cuatro manos

pero sus yemas encallecidas y torpes

estallan en navajas de lengua

sudan sangre las heridas.

¿Cómo no va a desgarrar una voz que sabe qué es vivir el sexo con una pasión que llega al paroxismo, sabiendo que va a morir y que no puede remediarlo? ¿Cómo no van a desgarrar los versos destrenzados en un cuerpo flotando en el placer, para acabar cabalgando, al final del libro, “en el lomo de la muerte”?

Desgarra, claro. Y más al unir el erotismo y la muerte, lo sexual y lo fúnebre. Es un desgarro agridulce. Agrio porque el sudor y el calor dan paso al frío de la mortaja y no hay nada peor que ser consciente de ellos. Dulce porque la voz poética no renuncia a la poesía, al verso, al baile de las palabras, a las pulsaciones/poemas. Porque con la misma pasión que vive, quiere morir. Porque si primero escribe desde el placer, al final lo hace desde el dolor. Escribe

estrofas que desprenden vértigo

poemas desbocando en el abismo.

Mercedes Ridocci, en ‘Arrugas de silencio‘, presenta una voz madura en el otoño de su vida, cuando recuerda todo el jugo que le ha extraído a la vida. Se muestra pasional hasta el último poema, cuando, al atardecer, su alma sosegada “se pierde / en su extensa lengua de fuego”.

Al lector le quedará el sabor amargo de este final. La pasión hasta el último momento de la existencia de la voz, en una imagen potente como son unos versos cabalgando a lomos de la muerte, no pasivos, sino activos. Cogiendo las riendas del vivir y del morir. Y, quizás, al lector le quedará una duda: ¿por qué vestirse de novia de la muerte, con las alianzas en la mesita de noche, en el otoño de su vida, antes de la llegada del invierno?

Anuncios

Un comentario en “Reseña del poemario ‘Arrugas de silencio’, de Mercedes Ridocci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s