Reseña de la novela ‘Balada triste de una dama’, de Canichu

Balada-triste-de-una-dama

Cubierta de ‘Balada triste de una dama’ (Verbum, 2017)

Una dama llamada Patricia de Santamaría es raptada en el viaje iniciado en Veracruz que debía llevarla a Buenos Aires para casarse con Pedo Maza, quien decide no pagar el rescate y buscar a otra dama con la que desposarse. En ese momento se inicia una novela de piratas, bucaneros, corsarios y filibusteros en las antiguas colonias españolas en América, una aventura narrada con impecable rigor histórico.

Porque Balada triste de una dama (Verbum, 2017), de Canichu, es una novela de aventuras de ultramar perfectamente documentada a nivel histórico, dada la profesión de su autor. De tal manera que a la propia novela, a la propia idiosincrasia de la narrativa de ficción, el lector sumará el conocimiento de la vida en las colonias americanas en la primera mitad del siglo XVII, desde el punto de vista de la Ley desde el que queda al otro lado de la Ley.

Aunque este hecho no debe hacer pensar al lector que esta obra es una novela de buenos y malos, de ganadores y perdedores, desde el punto de vista meramente maniqueo. Los malos pueden ser malos y además de sufrir castigos, obtener recompensas. Como ocurre con la venta de esclavos procedentes de Angola, por ejemplo. Y los buenos pueden sufrir vidas que no se merecen, no simplemente por ser damas o señores, sino por no ser personas que busquen el mal ajeno. Pero como en toda buena narración, no todo es blanco o negro. Hay muchos colores entre los dos extremos, no solo una escala de grises.

Balada triste de una dama gira en torno a Patricia de Santamaría, una mujer que querrá olvidar todo lo que le ha tocado vivir siendo presa de piratas de diversas nacionalidades que juegan con ella como si fuera mercancía. Porque eso es, precisamente, lo que es para ellos: mercancía que se paga y por la que ellos, incluso sin cuidar de ella en absoluto, pueden cobrar. Y así querrán hacerlo, traicionando o matando a quien sea con tal de obtener las monedas del botín.

Esta es una novela histórica, aunque también se podría definirse como novela de aventuras, en la que el destino de esta pobre mujer quedará en manos de los peores hombres con los que podría haberse topado. Y su alrededor girarán personajes como el holandés Paul Muys, los hermanos ingleses conocidos como ‘Los Jimmies’ o el portugués David Rodrigues, que se dedican al contrabando, a la trata de seres humanos, a la venta de esclavos…

Una realidad histórica perfectamente introducida en la narración, en la que el autor presenta a los personajes en una perfecta ambientación colonial, no solo en tierra firme, sino también en lo relacionado con la navegación y la piratería, mostrando los sufrimientos humanos por la supervivencia, que queda dura y directamente expuesta en un viaje en barca que tendrá que padecer Patricia de Santamaría.

Una mujer cuyo padre está a merced de los designios de Alana Chamorro, madrastra de Patricia, que jugará un papel fundamental en la trama, según se verá con el paso de las páginas de la novela, escrita no al modo tradicional de capítulos largos, sino en capítulos cortos, semejantes a relatos, como si fuera (de hecho lo es), una novela por entregas, más similar a la literatura del siglo XIX con ejemplos tan claros como Madame Bovary, de Gustave Flaubert y otros más que el lector puede investigar.

Y eso es precisamente lo que da lugar después o mientras se lee Balada triste de una dama: investigar si los personajes, algunos, todos, o pocos, existieron; si detrás de los nombres de amigos del autor que han sido introducidos en la novela se esconde, o no, una persona que vivió en las colonias americanas.

De todas formas, estén basados o no en personajes reales los protagonistas de esta novela, haya o no mezcla de realidad y ficción no sólo en el contexto, sino también a nivel humano, la respuesta afirmativa o negativa no le quitará ni un ápice de calidad a la narración y a la trama.

Por eso, quien busque una novela de aventuras, enmarcada en las luchas coloniales entre españoles, ingleses, portugueses y holandeses, en un contexto de piratas, bucaneros, corsarios y filibusteros, con una trama perfectamente ideada y una ejecución genial a todos los niveles, deberá leer Balada triste de una dama.

Y, de paso, ver la película El juramento del corsario negro (1976), dirigida por Sergio Sollima, ya que el autor de esta reseña se pregunta si Canichu conoce el film. Más seguro es que conozca y haya leído las novelas de Emilio Salgari, que han de ser leídas sin remedio por quienes quieran aventurarse en novelas de piratas y corsarios. La película antes mencionada está basada en una de las obras del escritor y periodista italiano, ‘Il corsaro nero‘ (1898), creador del famoso personaje Sandokan.

Quien lo haga, quien compra y lea Balada triste de una dama, encontrará una obra literaria sensacional, no muy larga, de unas 155 páginas, que dejará muy buen sabor de boca.

Anuncios

Un comentario en “Reseña de la novela ‘Balada triste de una dama’, de Canichu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s